Español

Una contribución al Sínodo sobre la Sinodalidad 2023-24

Esta contribución es presentada por una variedad de individuos, movimientos, grupos y redes de 35 países, que están preocupados por llevar nuestras reflexiones y propuestas a la atención de los participantes en el Sínodo sobre la Sinodalidad 2023-24.

Le invitamos a añadir su firma rellenando el formulario que figura debajo de la declaración o escribiéndonos individualmente o en nombre de su grupo a: aci@australiancardijninstitute.org

Caminando con los laicos en su vocación y misión en el mundo y en la Iglesia 

Introducción 

Los laicos representan más del 99,9% del “Pueblo de Dios” como el Concilio caracterizó a la Iglesia en Lumen Gentium. Probablemente el 90% o más de la vida de los laicos se dedica al trabajo, a la educación de las familias, a la contribución a las comunidades o a la construcción del Reino de Dios. De ahí la importancia de lo que Joseph Cardijn ha caracterizado a menudo como “el apostolado de los laicos” cumpliendo su misión de construir y transformar sus vidas, comunidades y el mundo. Además, la importancia de estos movimientos, comunidades y organizaciones que promueven este apostolado laico. 

El Apostolado de los laicos 

La visión de CARDIJN se corresponde estrechamente con la que finalmente se incorporó en Lumen Gentium, §31:

[L]os laicos, por su propia vocación, buscan el reino de Dios al ocuparse de las cosas temporales y ordenarlas según el plan de Dios. Viven en el mundo, es decir, en cada una y todas las profesiones y ocupaciones seculares. Viven en las circunstancias ordinarias de la vida familiar y social… Son llamados allí por Dios para que, ejerciendo su propia función y guiados por el espíritu del Evangelio, puedan trabajar por la santificación del mundo desde dentro como una levadura. De esta manera, pueden dar a conocer a Cristo a los demás, especialmente por el testimonio de una vida resplandeciente de fe, esperanza y caridad…

Esta visión se desarrolla aún más en Gaudium et Spes §43, que añade:

Los deberes y actividades seculares pertenecen especialmente aunque no exclusivamente a los laicos. Por tanto, actuando como ciudadanos en el mundo, los laicos deben saber también que les corresponde generalmente según su conciencia cristiana bien formada ver que la ley divina se inscribe en la vida de la ciudad terrena… iluminados por la sabiduría cristiana y prestando especial atención a la enseñanza de la Iglesia, que el laico asuma su propio papel distintivo.

A su vez, Apostolicam Actuositatem reitera esta comprensión y subraya la necesidad de una formación para este Apostolado laico, alabando el trabajo de estos movimientos, comunidades y organizaciones dedicadas a su promoción. De hecho, §26 del decreto insiste en la necesidad de incorporar el trabajo de estos movimientos, comunidades y organizaciones en el trabajo de la Iglesia mediante consejos establecidos a nivel diocesano, nacional y mundial. En particular, pide el establecimiento “de un secretariado especial” “en la Santa Sede para el servicio y promoción del Apostolado de los Laicos” en el que “los diversos movimientos… del apostolado de los Laicos en todo el mundo deberían estar también representados.

Realidad

Paradójicamente, a pesar de la clara aprobación del apostolado de los laicos por parte de los Padres del Concilio, el concepto de “apostolado de los laicos” ha desaparecido en gran medida del vocabulario de la Iglesia, especialmente en inglés, donde ha sido sustituido por un énfasis creciente en el “ministerio”, incluido el “ministerio laico”. Y sin embargo, está claro que el “ministerio” en los documentos del Vaticano II se refiere principalmente al ministerio ordenado. En otro paradoja, a pesar del impresionante crecimiento del número de teólogos laicos en el mundo, el estudio del apostolado de los laicos por parte de los teólogos parece haber progresado poco desde el Concilio.

Más preocupante aún es el declive también paradójico desde el Concilio de muchos movimientos dedicados al apostolado de los laicos. Junto a ello, hemos asistido al auge de muchos movimientos más abiertamente “espirituales” que a veces parecen carecer de la dimensión social de los movimientos de apostolado de los laicos. Observamos en particular que las disposiciones de Apostolicam Actuositatem §26 siguen sin aplicarse en gran medida, especialmente en lo que se refiere al establecimiento de estructuras participativas para los movimientos laicos. Incluso el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, establecido en 2016 no prevé esto.

En este contexto, observamos la disolución de la Conferencia de Organizaciones Internacionales Católicas en 2008, una conferencia que reunía a muchos movimientos y organizaciones internacionales más responsables de la promoción del apostolado de los laicos. Por tanto, ya no existe ningún organismo que represente o defienda a las organizaciones laicas ante la Iglesia universal. Las consecuencias de ello, creemos, son especialmente visibles en la falta de participación de los movimientos laicos internacionales en la primera asamblea del Sínodo sobre la sinodalidad.

Reflexión

Los teólogos a menudo hablan de la “recepción” o “no recepción” de una enseñanza particular de la Iglesia o de un Concilio. Aquí, observamos con pesar que la enseñanza del Vaticano II sobre el apostolado de los laicos y el papel de los movimientos laicos no parece haber sido recibida en la medida en que los Padres del Concilio – y los auditores laicos que participaron en la redacción de los documentos del Concilio – lo habrían previsto y deseado. Si la comprensión post-conciliar del “ministerio laico” es sin duda un desarrollo positivo, estamos sin embargo muy preocupados de que parezca haber oscurecido y eclipsado la comprensión de la Iglesia del “apostolado de los laicos” “propio” de los laicos.

Lamentamos el declive de los movimientos de apostolado de los laicos y expresamos nuestra preocupación por la ausencia de una organización sucesora a la Conferencia de Organizaciones Internacionales Católicas  (OIC). Pensamos que hay una necesidad urgente de una atención renovada y una recepción de las enseñanzas del Concilio sobre el apostolado de los laicos.

Observamos que el Instrumentum Laboris para la primera asamblea plantea muchas cuestiones relativas a los movimientos, organizaciones y comunidades laicas. Pensamos que es contrario a la noción de sinodalidad entendida como “caminar juntos” que estas cuestiones se aborden en ausencia de tantos movimientos laicos.

Resolución

Pedimos a los participantes en el Sínodo sobre la Sinodalidad que reflexionen profundamente sobre los desarrollos anteriores.

Expresamos la esperanza de que se introduzcan cambios para asegurar una representación mucho más amplia de los movimientos, comunidades y organizaciones laicas internacionales en la segunda asamblea del Sínodo.

Pedimos a los participantes en el Sínodo, especialmente a sus participantes laicos, que se expresen con fuerza sobre las cuestiones anteriores y que se aseguren de que se propongan medidas para afrontar estos desafíos, incluyendo en particular la promoción del apostolado de los laicos y el desarrollo de estructuras que representen a los laicos, sus movimientos y comunidades en todos los niveles de la Iglesia.

Construyamos juntos una Iglesia que camine con la gente común en las luchas de su vida cotidiana en el trabajo, en sus familias y en la comunidad.

Cardijn Community InternationalJuventud Obrera Cristiana Internacional, Australian Cardijn Institute, Cardijn Associates USA, National Center of the Laity USA, Cardijn Community AustraliaWoori Theology Institute Seoul KoreaAsian Lay Leaders Forum y otros firmantes.

1 de octubre de 2023

Fiesta de Santa Teresa de Lisieux, patrona de la Juventud Obrera Cristiana y de la Acción Católica Especializada